ESN Turkey Train Station Party

El viernes fue la que se suponía que iba a ser la fiesta del año. Sin discusión. Los de la Erasmus Social Network alquilaron la estación de tren de Sirkeci (la más importante y antigua de la parte occidental) y montaron una fiesta allí.

La idea no estaba mal. Nos dijeron que aproximadamente mil erasmus estarían allí (prácticamente todos los de Estambul). Juntaron a todos los de la Galatasaray, la Bahçeşehir, la Bilgi, la Istanbul Üniversitesi, la Marmara, la Sabançi, la Yildiz, la Yeditepe, la Kadir Has, la Işic, la Beykent… vamos, todas las universidades más importantes con mayor representación erasmus estaban allí.

La fiesta empezaba a las 9,30 (SÍ, increíble, lo se). Yo cené a las siete y media o así y a las ocho pasaron a recogerme para ir a casa de Paul, Evelien y Stephan a beber algo. Luego fuimos a casa de Salva (cariñosamente apodada “la comuna”) y vimos que no había intención de irse hasta pasadas unas horas. De manera que el grupo inicial (España, Holanda y parte de Italia) partió hacia la estación de tren. Pillamos dos taxis y, a los dos minutos, se paran en paralelo. Se ve que acordaron darnos vueltas sin ton ni son por callejuelas de Beşiktaş, por eso de que somos guiris y no nos enteramos de nada. Cuando ya llevábamos 7TL en el taxímetro aparecimos en Dolmabahçe Cd. Para que nos entendamos, al palacio de Dolmabahçe se llega en cinco minutos andando desde donde estábamos. Y cuando llegamos a la Sirkeci le pagamos al taxista sólo la mitad del trayecto. Donde las dan, las toman. Hombreyá.

Cuando llegamos allí nos vimos el panorama. Imaginad una estación de tren tomada por hombres turcos. MUCHOS hombres turcos. Entramos y todo el mundo hablaba turco. Y eso que los que no eran erasmus tenían que pagar 25TL para entrar… Entramos a la estación, pillamos las consumiciones y nos encontramos a gente de nuestra universidad. Y no nos separamos de ellos en casi toda la noche. La estación de tren se convirtió en un territorio hostil donde:

- En el momento estabas con un grupo enteramente de chicas, otro grupo enteramente de turcos te asediaba. De hecho, nuestra coordinadora institucional (que también estaba allí) tampoco se libró.
- Hacer una cola de menos de media hora para ir al baño de chicas era imposible. Tuvimos que entrar al de los chicos, y dando gracias de que siempre que entrábamos había alguien que conocíamos.
- Ninguna de nosotras se podía quedar sola NUNCA.

De todos modos nos divertimos igualmente. Con las surcoreanas es imposible no pasarlo bien, y además hubo reencuentro de españoles y conocí a otros muchos otros españoles que rondaban por allí (por cierto, seis o siete chicos y dos chicas sólo). Casi preferíamos estar en los andenes de la estación hablando con los demás a estar dentro, donde el calor era mortal.

Como iba diciendo, el hecho de estar en territorio hostil no impidió que nos los pasaramos bien...

A las dos y media acabó la fiesta y nos fuimos al puente del Gálata, donde la fiesta mejoró por enteros. Esta vez sólo los erasmus fuimos a un bar donde se podía bailar libremente y eso, aunque aun así nos pasamos el rato sentados al borde del mar, charlando y gambiteando. A mitad de la noche nos comimos un bocadillo de pescado de esos que venden en Eminönu con los informáticos y nos fuimos a casa.

En definitiva, esta fiesta sólo ha servido para que la imagen que tenemos de los turcos se degrade bastante. Me daba igual que la fiesta fuera un campo de nabos (“sausage party” en términos alemanes) mientras supieran mantener las formas. Y la mayoría de ellos se comportaron como si nosotras fuéramos carroña. Que vale, que a algunas les gusta que esto vaya así (cierta polaca se pasó toda la noche rodeada por cuatro turcos y mira, más feliz que una perdiz), pero de verdad, yo los hubiera echado a todos de allí a chorretazos de ácido sulfúrico. Fue una gran lástima, porque se suponía que era una fiesta para reunir a todos los erasmus, hacer amigos y pegarnos la fiesta entre nosotros… y lo único que había era turcos buscando cacho con un inglés que rozaba la desolación humana (sí, me acuerdo de Primo). De hecho, el grupo español paralelo estuvo unido toda la noche y los españoles de la Bahçeşehir fuimos incapaces de volvernos a cruzar con ellos, de tanta gente que había. Al final casi se conoce a más gente maja turca yendo de fiesta a cualquier bareto que acudiendo a las fiestas organizadas.

La foto del día: Salva completamente en su salsa y nuestra coordinadora erasmus a la izquierda
(imaginad a Bonet de fiesta, please)

Y ya, no escribo más porque por menos prohibieron YouTube en este país.


BREVES

1. El miércoles es el día de la República. Están engalanando la ciudad con pancartas, banderas, guirnaldas, luces… De hecho incluso hay gente que vende banderas turcas por las calles. Yo todavía no estimo tanto a este país como para tener una bandera. Lo siento en el alma.

2. El domingo tuvimos un bonito Fenerbahçe-Galatasaray QUE NO VIMOS. Y bueno, en Valencia la gente sabe que cuando insisto más de tres veces en una cosa es por algo. Y siempre suelo tener razón. Ahora la gente de aquí ya lo sabe

3. Tengo un examen de economía política internacional en una semana y media… Si no la apruebo en castellano, ¿qué les hace pensar que la aprobaré en inglés? :S

2 comentarios:

Vicente dijo...
1 de noviembre de 2009, 15:59

Aqui seria imposible sobrevivir sin youtube, es nuestro único entretenimiento cuando nos reunimos en una habitacion con poca gente,de hecho estamos sacandonos el doctorado de adictos a youtube.

Anónimo dijo...
23 de noviembre de 2009, 2:05

Muy buenas, soy un chico de cantabria, y buscando por la web te he encontrado, por lo visto estas de erasmus en estambul, destino que estoy estudiando para mi proximo año, te agradeceria que me enviaras tu e-mail, para asi poder hacerte unas preguntas, tal vez te suene extraño, pero me atrae mucho el destino y en parte me da cosa.... este es mi correo, lotariovoss55@hotmail.com

Volver al inicio Volver arriba .. Theme ligneous by pure-essence.net. Bloggerized by Chica Blogger. Header by Alba Sornosa.